Tierra llamando a Bowie

(Eran muchos y están desapareciendo)


 
Suicidios, drogas, asesinatos, y como no, enfermedades fatales, vamos perdiendo figuras importantes que marcaron los cimientos de la música.

Lennon, Joplin, Marley, Morrison,Mercury, Harrison, Hendrix, Reed… después mi maestro Krahe y ahora Bowie, al que sigo llamando desde la tierra. Tengo vértigo al pensar en Silvio y Clapton, al ver como McCartney desaparece o ver quizá los últimos días de Aznavour en la televisión francesa.

Nadie puede albergar los conocimientos plenos de más de 10 iconos, lo siento, más no sería natural sino fruto del estudio. A mi me marcaron los Beatles primero y enloquecí, después el campo se fue abriendo a todas las formas y estilos, no voy a negar que me sorprende Madilyn Bailey y sus covers o Bruno Mars, por no decir otros que ni creeríais.

Lo que me entristece es esa brecha, esa ruptura, ese abismo, y esa necesidad de más arte y menos escondido.

Jacinto Solanas

Detener el tiempo

Mañana vuelvo a hacerlo, después de 11 años y hacer 1h50min en la tercera edición con el dorsal nº 13, el domingo salgo a la calle a correr la media maratón. Ya no soy el mismo, de hecho, llevo tiempo sintiéndome algo más viejo, pero me he propuesto detener el tiempo, quiero, con once años más, hacer un minuto menos.

No va a ser fácil, con 23 años era un loco que corría sin importar nada, los de protección civil me saludaban como cantautor e incluso Gema me saludó por Bejanque (donde hoy el hereje cultural, campa a sus anchas). Quería correr, como hacía mientras entrenaba piragua con Jose Antonio, quien me inició en esto, y bueno, también fue la primera vez que hice auto-stop para ir a la “Fuente de la niña”.

El caso es que el tiempo ha pasado, ya no entreno piragua y de muy tarde en tarde salgo con la bici, pero necesito saber que puedo detener el tiempo, que sigo siendo capaz de hacer algo por mi, porque la marcha la hace cualquiera, pero soy músico no corredor, y mi deseo no es ganar sino sentirme casi como Peter Pan.

Y allá voy, subiré en coche, seguiré con coleta y al igual que entonces sin encontrar trabajo, pero esta vez con la esperanza de ver a mi hija en la meta y en mi reloj ver que he vencido al tiempo.

 

hoy me desperté…

como un calamar….

Menuda canción, no dejará a nadie indiferente.

foto_06.png