Se va un grande

Eran mis años de magisterio, cuando, después de años de Mario Benedetti, éste me llegó acompañado y en formato casete, se trataba de un recital junto a la voz y guitarra del hoy desaparecido Daniel Viglietti, uruguayo insigne que compuso las más bellas canciones de América Latina.

Quedé maravillado por sus letras, por su compromiso y la facilidad de conectar con un público que pronto se veía reflejado.

Yo para entonces ya cantaba y fue Elvira quien me dejó la cinta sabiendo que haría mella en mi, y sí, porque me obligó a revisar a Victor, y a releer a Mario, de quien sentía gran emoción, pero no conocía su compromiso con la música. Del mismo modo esta cinta llegó a mis hermanas, eran esas extrañas y primitivas redes sociales que gozaban de humanismo y no de viralidad.

2 comentarios para “Se va un grande”

Deja un comentario